Un aula para pensar

«(…) Las escuelas son ámbitos culturales. No sólo porque introducen a los alumnos en los grandes logros intelectuales, sino también por su sentido de comunidad, por su espíritu de empresa en común. Si uno pasa un tiempo, por breve que sea, en un aula, lo percibirá instintivamente: se trata de una cultura específica de enseñanza y aprendizaje (..)»
Con estas palabras se inicia este maravilloso libro que habla de nada mas y nada menos que de la cultura de pensamiento y de sus 6 dimensiones según Tishman, Perkins y Jay:
  1. Lenguaje de Pensamiento
  2. Predisposiciones al pensamiento
  3. Monitoreo mental
  4. Espíritu estratégico
  5. Conocimiento del orden superior
  6. Tranferencia.

Estas dimensiones, aplicables a cualquier disciplina, pretenden desarrollar el tan manido pensamiento crítico y pensamiento creativo así como la habilidad de resolución de problemas. Se trata simple y llanamente de estimular el pensamiento, ¿por encima del contenido o a pesar del mismo? Veamos…

Lenguaje de Pensamiento


Establece como tal, aquel que se constituye por todas aquellas palabras con las que nos referimos a los proceso del pensamiento, y sirve fundamentalmente para organizar y comunicar el pensamiento de los alumnos con mejor precisión. Se trata simplemente de incluir palabras como crResultado de imagen de un aula para pensar, perkinseer, adivinar, concluir, investigar, evidencia. Palabras que describen un tipo de actividad psíquica ( ej: suponer) y un producto de la misma (ej: suposición).

Cuando preguntamos a los alumnos sobre alguna cuestión concreta, implicándoles e infiriendo , «que creéis que sucedió….,», estamos pidiendo de algún modo que establezcan y propongan una teoría. Si insistimos en qué les hace creer lo que exponen, les pedimos razones que sostengan esa teoría. Sin embargo, el lenguaje de pensamiento hila más fino, y por tanto nos obliga de manera eficiente a incluir palabras más adecuadas para que se produzca mejor el proceso de pensamiento.  Entonces las preguntas cambian, se hacen más profundas, «¿por qué piensan eso?,  ¿qué evidencia apoya esa teoría?,  pienso que, creo que, estoy sugiriendo, supongo, doy razones que,…

Evidentemente de esta manera, se eleva el discurso. Y claro, parece simple. Es que lo es. Simple y efectivo. Funciona.

Predisposiciones al pensamiento


«(…) Inclinación y hábito de la mente que beneficia al pensamiento productivo. Tendencia constante y progresiva a una conducta de pensamiento exhibida a lo largo del tiempo en diversas situaciones de pensamiento(…)»

En muchas ocasiones, las habilidades y el talento natural no alcanzan por si mismos el desempeño que se requiere, es decir, tener una habilidad, un talento no es garantía de un buen uso de la misma. Las predisposiciones son tendencias, hábitos, y en el texto en cuestión establecen 5 como las principales:

  • Predisposición a ser curioso  y cuestionador: necesidad de plantear problemas, investigar, ir mas allá.
  • Predisposición a pensar de manera amplia y asumiendo riesgos: explorar otros puntos de vista, flexibilidad.
  • Predisposición a razonar de manera clara: ser preciso, minucioso.
  • Predisposición a organizar el propio pensamiento: ser ordenado lógico y planificar, adelantarse a los sucesos.
  • Predisposición a darle tiempo al pensamiento: paciente, amor propio, dedicar tiempo y esfuerzo a pensar.

Todo esto sin embargo, no se puede enseñar, en todo caso fomentar, cultivar, y dedicarles la atención en el tiempo para que se desarrolle en los alumnos y también en nosotros mismos. Entiendo como decia Pestalozzi que no es posible enseñar a los alumnos porque ya lo tiene dentro, se trata de sacarlo, partir de su conocimiento previo.

«(…) “Haced que los niños busquen aquello que sean capaces de hallar por sus solas fuerzas. (…)». Johann Heinrich Pestalozzi
Cartas sobre educación infantil.

Monitoreo mental


Llegados a esta parte, los autores exponen que consiste en la reflexión de los procesos propios del pensamiento,  y su evaluación correspondiente. En realidad, se refiere a la metacognicion.

La importancia de este apartado se basa sobre todo en cultivar el pensamiento responsable, independiente, planificador y por tanto estratégico. Esto además, es aprendible, sobre todo si se cultivan las cuatro fuerzas culturales del aula: modelar, explicar conceptos y practicas esenciales, organizar oportunidades para interaccionarrealimentación.

«(…) un buen pensador es aquel cuya mente se observa a sí mismo (…)» Albert Camus

Esta propuesta, la de organizar el pensamiento y su proceso, el cómo pensamos,  creo que entronca con la obra de Eward de Bono, Six thinking hats , y la teoría del pensamiento lateral. Al fin y al cabo, se trata de la reflexión certera sobre si realmente pensamos o simplemente hacemos un habito recurrente e irreflexivo de la acción misma de pensar. La paradoja es que este libro propone que reflexionar sea un hábito.

El espíritu estratégico


PCC College Alkmaar / Nordwestzes architects
PCC College Alkmaar / Nordwestzes architects

Se define estrategia de pensamiento «(…) como aquella que implica un plan explícito y articulado para desarrollar en una situación que implique un desafío intelectual (…)»

Este enfoque, tan común en las escuelas de negocios y entornos empresariales, en raras ocasiones «baja» , por así decirlo,  al terreno educativo, a la escuela.  Se trata simplemente de establecer objetivos, hacer una lluvia de idas y elegir con cuidado la mejor de ellas.

Para los alumnos se antoja pues como imprescindible,  establecer bloques de construcción de estrategias, con los correspondientes desafíos de pensamiento:

Desafío de Pensamiento Estrategia
Cuando es preciso ser claro sobre lo que se está haciendo o a dónde queremos ir ESTABLECER: el problema, el objetivo
Cuando es preciso pensar ampliamente sobre alguna cuestión BUSCAR: ideas, posibilidades, opciones, causas, efectos, preguntas,
Cuando es preciso medir, evaluar, decidir EVALUAR: planes, ideas, teorías
Cuando es preciso pensar en los detalles ELABORAR: posibilidades planes, ideas..

Un paso más sería establecer las tácticas o métodos asociadas a la estrategia, es decir, si establecemos un objetivo concreto o definimos un problema en cuestión, será necesario identificar las diferentes dimensiones del mismo, identificar las partes donde se centrará el alumno, especificando qué se busca cambiar, o cuál es  el resultado esperado.

Conocimiento de orden superior


Si entendemos que cualquier disciplina consiste en algo mas que meros hechos o habilidades, esto es, si entendemos que entender la música es algo mas que escuchar a Beethoven, y recordad algunas de sus características compositivas; si entendemos que las Química es algo mas que la formulación orgánica, entenderemos que hay algo más, y ese más, es el llamado orden de conocimiento superior.

Perkins lo divide en tres niveles:

  1. Nivel de resolución de problemas: habilidad de realización de los problemas habituales de la propia disciplina.

«(…) qué estrategias pueden usar los alumnos para encarar los problemas de matemática o encarar los problemas de la organización de un ensayo?(…)».

2.  Nivel de evidencias:  conocimiento y dominio de las explicaciones y evidencias de una disciplina

«(…) para verificar una generalización en una interpretación de una obra literaria hay que analizar el texto y buscar las evidencias de lo que ocurre y en cómo el autor lo expresa(…)»

3. Nivel de investigación: relacionado con los procedimientos de investigación de la propia disciplina

(…) ¿Cómo se hace historia? ¿Cómo son las buenas preguntas y cómo se investiga sobre ellas?(…)»

Enseñar a transferir


School For Interior Design School Interior Design Httpdzinetripprimary School…
School For Interior Design Httpdzinetripprimary School

Se trata de adquirir conocimientos en un contexto para posteriormente ponerlos en funcionamiento en otros.  Según Perkins, todo es transferencia, puesto que tiene lugar cuando transportamos conocimientos, habilidades, estrategias y predisposiciones de un contexto a otro.

Es evidente que la lectura, la enseñanza de la misma, no se aprende para leer los deberes sino para leer en la vida diaria, la prensa para saber qué ocurre en el mundo, documentos para las respectiva profesiones, literatura…etc. Del mismos modo la enseñanza de la matemática debería cumplir con elobjetivo de su uso en diferentes contexto y aspectos como calcular un hipoteca, analizar los impuestos, calcular el presupuesto de hacer la compra, ente otros. Por tanto, si hablamos de la Historia como disciplina, no se tata de pasar el examen, sino de que les ayude a ver el mundo y razonar sobre lo acontecido, lo que sucede y lo que pasará.

Si aprendemos a ayudar a nuestros alumnos a conectar lo que saben ya de antemano con lo que pretendemos enseñarles, habremos dado entonces un paso de gigante para crear un aula para pensar.  Perkins pone un ejemplo clarividente, la comparación ente el sistema circulatorio humano y el sistema de circulación de trafico, o el sistema de cañerías de una casa, y con un simple ejercicio de compara y contrasta, busca que hagan generalizaciones que ayude a los alumnos a caracterizar la lógica de todos los sistemas circulatorios.

Enseñar a transferir implica saber diferencias entre la transferencia cercana – se da cuando se aprende a manejar un coche y se descubra que también es posible manejar una camioneta –  y la transferencia remota – aquellas que por ejemplo se puede dar entre el aprendizaje del ajedrez y las inversiones empresariales – .

 

 

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en Espacio de Pepey comentado:
    Herramientas indispensables para personas que piensan

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s